Archivo para El Vampiro Bondadoso

Literatura Gratuita de Vampiros

Posted in Cuentos, Links, Literatura, Poesía, Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on agosto 15, 2013 by Morning Kryziz Bonny

Usualmente el primer pretexto para no leer es que “los libros son caros” así que hoy  les tengo un regalo.

Los siguientes enlaces son libros, cuentos y relatos de vampiros de dominio público (gratuitos) ya que han pasado al menos 70 años desde la muerte del autor. Esto quiere decir que pueden leerlos/descargarlos legalmente.

Muchas de estas obras han inspirado novelas y películas de nuestros días.

Lenore – Gottfried August Bürger

Sobre Los Vampiros – Voltaire

El Vampiro Bondadoso – Charles Nodier

Diversos Relatos de Vampiros en las Mil y una Noches

El Giaour – Lord Byron

Christabel – Samuel Taylor Coleridge

Rojo es el Color de la Sangre – Conrad Potter Aiken

El Vampiro – Vasile Alecsandri

El Vampiro – Rudyard Kipling

La Novia de Corinto – Goethe

Ligeia – Edgar Allan Poe

La metamorfosis del vampiro y El Vampiro – Charles Baudelaire

Drácula – Bram Stoker

El Vampiro – John Stagg

El Vampiro – John William Polidori

La Muerte Amorosa – Théophille Gautier

La Familia Vurdalak – Alexei Tolstoi

Varney el Vampiro – James Malcom Rymer y Thomas Preskett (Inglés)

El Extraño Misterioso – Anónimo (Inglés)

La Vampira – Paul Féval (Francés)

La Ciudad Vampiro – Paul Féval

El Caballero Tenebroso – Paul Féval (Francés)

Carmilla – Sheridan Le Fanu

El destino de Madame Cabanel – Eliza Lynn Linton (Inglés)

Manor – Karl Heinrich Ulrichs

La Verdadera Historia de un Vampiro – Eric von Stenbock

Lilith – George MacDonald (Inglés)

La guarida del gusano blanco – Bram Stoker (Inglés)

Pues la sangre es vida – Francis Marion Crawford

Claro de Luna – Seabury Quinn

Hechizado – Edith Wharton

Deja a los Muertos en Paz- Ernst Raupach

El Cuarto en la Torre – E.F Benson

El Almohadón de Plumas – Horacio Quiroga

El Castillo de los Carpatos – Julio Verne

El Conde Magnus – M.R James

El Espectro – Horacio Quiroga

El Horla – Guy de Maupassant

El Rostro – E.F Benson

El Vampiro – Horacio Quiroga

El Vampiro Arnold Paul – Charles Nodier

El Vampiro Bailarín – Alexander Afanasiev

El Vampiro en el Convento – Louis-Antoine Caraccioli

El Vampiro Harppe – Charles Nodier

Vampirismo – E.T.A Hoffmann

La guerra de los vampiros – Gustave Le Rouge

El prisionero del planeta Marte – Gustave Le Rouge

Vamphyros se mantiene funcionando solo de donaciones. Si te gustan los artículos del sitio y quisieras dar una propina a su escritora haz click aquí

El Vampiro Bondadoso – Charles Nodier

Posted in Autores, Charles Nodier, Cuentos, Europa, Francia, Literatura with tags , , , , , on enero 16, 2013 by Morning Kryziz Bonny

Charles Nodier

Charles Nodier fue un autor y bibliotecario francés perteneciente al romanticismo fantástico (conte fantastique) escribió “El Vampiro Bondadoso”  y otras obras que pueden verse aquí

 

EL VAMPIRO BONDADOSO

Charles Nodier.

He ido al país de los morlacos impulsado por un vivo deseo de conocer ese pueblo tan singular. No hay aldea morlaca donde no se pueda contar un buen número de vampiros y existen lugares donde hay al menos un vampiro por familia, como en cada familia de los valles alpinos el infaltable “santo” o “idiota”.  Pero en el caso del morlaco vampiro, no se da la complicación de una enfermedad degradante, que altere el principio fundamental de la razón.  El vampiro es consciente y conocedor de todo lo horrendo de su situación, le disgusta y la detesta.  Busca de combatir su propensión de todas las maneras, recurre a los remedios propuestos por la medicina, a lass plegarias religiosas, a la autoextirpación de un músculo, a veces a la amputación de las piernas: en ciertos casos se decide hasta al suicidio.  Exige que después de su muerte, los hijos le perforen el corazón con una cuña y le claven al ataúd para hacer reposar en el sueño de la muerte su cadáver y libertarlo del instinto criminal. El vampiro es de ordinario un hombre bondadoso, a menudo ejemplo y guía en su tribu, a veces ejercita oficialmente la función de juez; a veces es poeta.

A través de la profunda tristeza que le viene de la percepción de su estado, a través del recuerdo y el presentimiento de su siniestra vida nocturna, se adivina un alma tierna, generosa, hospitalaria, que no pide más que amar.  Ocurre que el sol tramonte, que la noche estampe una suerte de sello plúmbeo sobre los párpados del pobre vampiro, para que él comience de nuevo a escarbar con las uñas la fosa de un muerto o perturbe a la nodriza que vela junto a la cuna del recién nacido.  Porque el vampiro no puede ser otra cosa que vampiro y los esfuerzos de la ciencia y los ritos eclesiásticos nada pueden contra su mal.

La muerte no le cura, hasta en el ataúd conserva algún síntoma de vida, y pues su conciencia se mece en la ilusión de que su crimen es involuntario, no debe sorprender el hecho de habérselos encontrado a menudo frescos y sonrientes en el catafalco.  El sueño del desventurado nunca estuvo desprovisto de pesadillas.

En la mayor parte de los casos, esta aberración se limita al intuito mental del infeliz que la experimenta. Cuando se realiza plenamente, ello se debe atribuir al concurso de otros factores, como las pesadillas y el sonambulismo.  Entramos entonces en el campo de la ciencia médica, que hasta ahora no ha tenido en cuenta dos hechos importantes, que me parecen  incontestables. El primero es que la percepción de un acto extraordinario no familiar a nuestra naturaleza se convierte fácilmente en sueño, el segundo, que la percepción repetida con frecuencia, y siempre en el mismo sueño, se convierte fácilmente en una acción proporcionada, realmente cumplida, sobre todo cuando se manifiesta en un ser débil e impresionable.

Vamphyros se mantiene funcionando solo de donaciones. Si te gustan los artículos del sitio y quisieras dar una propina a su escritora haz click aquí

A %d blogueros les gusta esto: